25 de abril de 2007

Trabajos extremos

Yo viendo como el tipo que arreglaba el toldo del patio de
mi casa ni se inmutaba con los millones de chispas que
chocaban contra su ropa todo el tiempo:

- Perdón... ¿No se quema con las chispas que saca la amoladora?

- ¡Pero claro! ¡Si la semana pasada ya me prendí fuego!

* Diez minutos más tarde perdió un mechón de pelo. Pero ojo,
con la soldadora, no es lo mismo.

9 comentarios:

Roy dijo...

machos como esos ya no hay

ale dijo...

hay que estar quemado para hacer ese laburo eh

Paterna dijo...

Ah! Bueno... deberían contratarlo como doble de riesgo!

mi otro yo dijo...

jajaj que masoquista o será simple fetiche?
En fin yo tendría que dormir más.
Saludos

pipita dijo...

JEJEJE QUE AGUANTE EL TIPO EHHHHHHHHH
MACHO COM O POCOS
BESOSSSSSS

Marian dijo...

una cuota de masoquismo hay,
no jodan

ale dijo...

jej

Luli dijo...

peor fue lo de ese bombero en el programa de la mañana de Victor Hugo que se prendió fuego en una demostración en vivo de la eficiencia del cuerpo de bomberos de la policía federal, intentando apagar un fueguito de mierda prendido con ramas secas.

ale dijo...

jajajaj me acuerdo de eso!!! fue mortal!!!