16 de febrero de 2010

Copiona

Subirte al subte y sentarte al lado de una señora que no solo está leyendo el mismo libro que vos sino que va casi por la misma pagina, es por lo menos, raro. Merece mención.

No hay comentarios.: