9 de octubre de 2010

Quemadíto y quemadín en...

—Hey que haces! Yo te conozco. No te acordás de mí ¿no? Vos sos Diego ¿no?

—Eh... sí sí... Sé que te conozco pero no me acuerdo de donde.

—Hace como diez años vos viniste a tocar un par de veces con nosotros en la sala que estaba allá arriba del estacionamiento ¿te acordás?

—Ahhh ¡es verdad!! Sí. ¡Yo toqué un par de veces con ustedes!

—¿Ah si?

1 comentario:

mi otro yo dijo...

A veces en esos encuentros donde nos encuentran sin que lleguemos a recordarlos son, algunas veces, terribles.

Dejo saludos cordiales